Grotte des Eaux-Chaudes

Laruns; Pyrénées Atlantiques -France-

 
 
La cara norte del Pirineo.
 
Nos pareció un viaje fantástico. Salir de Sabiñánigo y subir todo el Valle de Tena hasta el Portalet d'Aneu, con sus magníficas vistas al Midi d'Ossau que tan buenos recuerdos me trae. Cruzar la frontera a Francia y bajar por el valle de Ossau hasta Eaux-Chaudes, fue un bonito día de otoño para el recuerdo.

Y la aproximación, la aproximación a la cueva de Eaux-Chaudes es un sendero ascendente con fuerte pendiente en ocasiones que no tardaremos más de 25 minutos en recorrer, pero en un entorno increíble, cubierto de musgo y rodeado de hayas, en la umbría de una impresionante ladera.


 

Material

Canon EOS 6D Mark II + Canon EF 17-40 f4L  
4x Neewer NW 562 + 2x Neewer NW 561 (radio frecuencia)
 
La Cueva de Eaux-Chaudes impresiona desde que entras, desde la boca.
Lo primero que piensas es que para hacer un reportaje de calidad y descriptivo de la cavidad haría falta días y muy buena organización.
 
Nos vimos ante aquella inmensidad llena de rincones, volúmenes gigantes y detalles increíbles y tuvimos que cambiar la mentalidad, no íbamos a ser capaces de retratar todo aquello, no íbamos a poder presentar un reportaje de 10 o 12 fotos de calidad.
 
Así que decidimos que elegiríamos dos o tres rincones y nos emplearíamos a fondo en ellos aunque no lográramos una visión en conjunto de la cavidad con el reportaje. Más tarde, en casa y en vista de los resultados, pensamos que, quizá, fuera una buena estrategia a seguir de ahora en adelante.


 
 
 
Esta primera foto de la entrada de la cueva fue la última que hicimos, a la salida.
La colgamos en el blog porque consideramos que merece la pena para dar una idea de las dimensiones y el carácter de la cavidad pero la veo muy mejorable, sobre todo el encuadre, de la cueva sale un río, hay un pequeño puente que lo cruza y que da acceso a la boca, la foto está tomada desde ese puente.
 
Es necesario mencionar que esta cueva está en el paso de una popular ruta de senderismo y que no son pocos los que se aventuran a entrar en la cueva, al menos hasta la primera sala porque para seguir más adelante es necesario mojarse y eso ya les corta mucho la bola. Quiero decir con esto que para hacer esta foto hicimos esperar a gente que quería entrar en la cueva, lo cual nos limitó mucho la creatividad y la posibilidad de experimentar.
 
La foto está tomada con trípode y con una apertura de diafragma que ahora considero exagerada; f14, con un tiempo de exposición en consecuencia de 6 segundos. Hay un flash de contraluz detrás de Ana que el f14 hace que casi ni se aprecie.

    Canon EOS 6D MarkII           f/14        ISO 200
    Canon EF 17-40 f4L            17mm        6s
 
 
 
Nada más entrar en la cueva nos encontramos con una sala enorme, lo que más llama la atención de esta gran sala es una estalactita hueca de la que chorrea mucha agua en forma de ducha. Decidimos centrarnos en esta foto.
 
No fueron pocos los encuadres que probamos, aquí también limitados en cierta medida por los senderistas que entraban a ver la atracción. Finalmente nos decidimos por el que mostramos a continuación.
 
La velocidad máxima de obturación a la que nos dejan sincronizar los flashes que utilizamos es 1/160 segundos, en esta ocasión una mayor velocidad habría sido conveniente para congelar aún más todas esas gotas de agua. La apertura a f7,1, una apertura que lo enfoca casi todo y que utilizamos casi siempre. Además del flash contraluz, que es el ilumina y da efecto al agua, tres flashes más iluminar el resto del encuadre.
 
    Canon EOS 6D MarkII           f/7.1        ISO 400
    Canon EF 17-40 f4L            17mm        1/160s
 
 
 
Y la última.

La cueva continúa por un cañón inmenso por el que baja un río.
Sacar una buena foto en la que se apreciaran las dimensiones de la galería se nos antojó imposible pero el río que baja va dejando en su cauce rincones geniales dignos de mostrar y decidimos centrarnos en uno de ellos. Aquí ya no sufríamos la presión de los excursionistas, para llegar hasta aquí te tienes que mojar los pies.

Esta marmita que mostramos a continuación nos pareció un lugar muy chulo y que, de alguna manera, mostraba el carácter de ese río subterráneo. Daba muy buenas opciones de iluminación y era un sitio cómodo salvo para el tomaba la foto, que era yo y que me tuve que meter en el agua.

La foto la hicimos con 4 flashes; un contraluz, uno a la iquierda y elevado, otro a la derecha en una repisa y uno metido en un tupper de plástico cuya antorcha quedaba por debajo del nivel del agua y que iluminaba el interior de la marmita.
Los parámetros los clásicos.

    Canon EOS 6D MarkII           f/7.1        ISO 400
    Canon EF 17-40 f4L            17mm        1/160s